Yo de mayor quiero vivir en Estambul

el

Una vez más, tuvimos la suerte de pasar en unos días en la que es a día de hoy, una de nuestras ciudades favoritas: Estambul.

Si no habéis estado, os recomendamos encarecidamente que hagáis un huequito y vayáis a verla, pues es espectacular: las mezquitas, los olores a especias, los mercados, el color azul del bósforo, la comida, el tráfico caótico… De verdad que no se puede describir con palabras.  Hay que verla :).

Cuerno de Oro

El motivo de nuestro viaje no era sólo pasar unos días achicharrándonos al Sol, sino ir a la boda de nuestros amigos Itir y Onur, pero la boda os la contaremos en un post aparte, pues la ocasión lo merece.

Ésta vez no pudimos quedarnos en casa de nuestra amiga Muge, pues al ir justo en las fechas de la boda, la casa estaba llena de familia. Por suerte nuestra otra amiga Muge (aunque parezca lo contrario, no es un nombre nada común en Turquía) se dedica a alquilar casas de vacaciones, por lo que nos dejó una de sus casas en pleno centro a muy buen precio.

Escaleras de colores en Estambul

La casita estaba al lado de la plaza de Taksim, que es la zona comercial de Estambul donde por cierto las tiendas están abiertas hasta las 12 de la noche… (Igualito que aquí).

La noche que llegamos, fuimos a cenar a un típico restaurante turco con nuestra amiga Ceren donde te sentabas al lado de una especie de parrilla donde estaban preparando los kebabs (pero los de verdad, no lo que todos conocemos como kebab). Borja estaba en el paraíso… Y no es de estrañar que al volver a Edimburgo llevásemos algun kilillo de “Exceso de equipaje”, pero es que la comida turca está deliciosa y además es muy barata.

De cena con Ceren

Pero no creáis que sólo nos dedicamos a comer kebabs, también comimos toneladas de fruta, quesos, tomatitos, döner de pescado… Y por cierto, si vais a Estambul, tened cuidado si compráis zumos de naranja en la calle de que no os timen, pues aunque la mayoría de los puestos tienen el precio puesto, hay algunos que no… Nosotros fuimos en primer lugar a uno que no tenía precio, y nos pidieron el doble. Por suerte habíamos tenido la “picaresca” de ver lo que había pagado una mujer turca justo antes que nosotros, y aunque al principio intentaron decir que nuestro zumo iba a ser más grande etc. Se dieron cuenta de que les habíamos pillado con “las manos en la masa” y nos dieron el zumo a precio normal.

Mezquita Yeni

En ésta visita aprovechamos para visitar cosas que no vimos durante la visita anterior, y para repetir en nuestros sitios favoritos: volvimos a entrar en Santa Sofia, en la Basílica Cisterna, la Mezquita Azul…

Mezquita Azul

Conocimos un montón de mezquitas nuevas y de barrios nuevos. De hecho estamos hechos unos “cracks” de Estambul (ventajas de viajar con un topógrafo) y nos podíamos manejar sin mapa. De los sitios nuevos que visitamos, recomendamos la mezquita , que está relativamente cerca de la mezquita Azul y de Santa Sofía, pero mucho menos masificada. A Borja le gustó especialmente porque había un grupo de “colegas” haciendo una “monitorización” (sí, yo tampoco tengo muy claro lo que es).

Estambul - mezquita Suleymaniye

También pudimos ver por fin  la Mezquita de Ortaköy, que la última vez que fuimos estaba llena de andamios y que es una de las zonas más típicas de Estambul. Estuvimos tentados de hacer un crucero por el Bósforo, pero hacía un poco de fresquito y mucho viento y pensamos que no iba a ser la mejor idea… Y menos mal, porque según empezamos a andar, nos cayó una súper tormenta de verano (de esas que sabes que va a llover porque empieza a oler a lluvia antes de que caiga). Nos recordó mucho a las tormentas de verano en España… ¡Qué tiempos aquellos! 😛

Ortaköy

Otro de los sitios nuevos que visitamos, fue la farmacia de nuestra amiga Ceren. Ha montado su propio negocio y desde luego que la farmacia es muy bonita y en una zona muy buena (al lado de un hospital). Desde aquí queremos darle la enhorabuena y desearle lo mejor en ésta nueva aventura. Además, como siempre, Ceren se portó genial con nosotros, y nos invitó a merendar en su farmacia algo que se convertiría en una de nuestras perdiciones culinarias durante el viaje: el Kunefe.  Una de las cosas más ricas y probablemente con más calorías que hayáis probado en vuestra vida: queso frito con costra de trigo en hilo con miel y pistacho.

La farmacia de Ceren

Lo peor de todo, por supuesto fue la vuelta… Apenas dormimos dos horas, y según llegamos al aeropuerto teníamos que ir a trabajar… Además al pasar la aduana casi nos quitan los quesos que habíamos traído de allí… Por lo visto no se pueden traer producto lácteos de fuera de la Unión Europea, y nos hicieron pasar la maleta por un escáner y nos preguntaron si llevábamos queso. Dijimos que sí y nos dijeron que no podíamos pasarlo, pero mientras buscábamos las llaves para abrir la maleta la policía nos preguntó que cuánto llevábamos, y dijimos que poquito… Le debimos dar lástima y nos dejó pasar sin abrir la maleta… Y menos mal, porque si la llegamos a abrir nos habría quitado todo por mentirosos… Con deciros que traiamos, fácilmente, 2 kilos de queso, tomatitos, cerezas… Parecíamos unos muertos de hambre. Merece la pena tener un “trocito” de Estambul en el congelador para recordar de vez en cuando lo que nos gusta esa ciudad, y a las amigas que tenemos allí, que aunque no nos veamos mucho, cada vez que nos vemos es como si no hubiese pasado el tiempo.

Muchas gracias por todo Muge(s), Ceren, Itir, Onur, Irem, Mehmet… Y a todos los amigos que dejamos allí :).

Con nuestros amigos

 

 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Begoña jimenez dice:

    Que escapada mas estupenda chicos!! Hay que disfrutar a tope de los buenos momentos, muchos besos!!

    1. borjami dice:

      Muchas gracias Bego 🙂

      La verdad es que nos lo pasamos genial, y la boda de nuestros amigos fue una pasada. La contaremos en otro post 🙂

      Esperamos que estéis todos bien por allí :).

      Un besito!

  2. Mar dice:

    He llegado hasta el blog buscandı fotos para un proyecto en el que trabajo en mi oficina (en Estambul).
    Voy a seguir navengando, ya tenéis una lectora más 🙂

    1. borjami dice:

      Hola Mar :),

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Qué suerte tienes de vivir en Estambul! Me parece una ciudad impresionante :)… Además como tenemos amigos allí cada vez que vamos hacemos cosas de “locales”, incluso fuimos a una boda el verano pasado :).

      Si quieres alguna foto avísanos :), tenemos un montón de ellas. También en el apartado de galerías puedes encontrar una dedicada a la ciudad.

      Feliz jueves 🙂
      Tami

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.