Las luces de la oscuridad

Cuando viajas, siempre hay un día que se recuerda especialmente y que se convierte en “el día favorito” de tus vacaciones.

El nuestro sin ninguna duda, empezó en el lago Mývatn. Este lago, que debe su nombre al gran número de moscas que se encuentran en sus inmediaciones. Tiene una curiosa topografía en su extremo sur, pues allí se encuentran los cráteres de Skútustaðir, que se formaron a raíz de explosiones producidas al entrar la lava en contacto con el agua.

Myvtan

Después de dar una vuelta por el lago, nos fuimos a ver los campos de solfataras y fumarolas de Hverir, una zona que se caracteriza por la extraña mezcla de colores que hay en la tierra y el olor a huevo podrido.

Islandia

Tuvimos mucha suerte porque ese día hizo muy bueno, y al atardecer, cuando llegamos a esa zona, la luz era espectacular. Decidimos subir a lo alto de Námafjall.  para poder observar el paisaje desde arriba y fue una experiencia indescriptible: la luz, los colores, el viento, el olor… De verdad que parecía que estábamos en otro planeta. Además, creemos que debido a los gases de la fisura en erupción, el cielo se veía con una tonalidad verde bastante extraña, lo que hacía que el paisaje fuera aun más “irreal”.

Atardecer en Islandia

Lo que más llama la atención de Hverir, son las ruidosas fumarolas -de las que sale una cantidad de vapor inimaginable- y las pozas de barro hirviendo. Es un lugar que cuesta creer que haya sido creado por la naturaleza y que cuando te vas a casa, no haya un interruptor para apagar todo.

Chimeneas

Tras dar un paseo aguantando la respiración, nos pusimos en marcha hacia la granja dónde dormíamos ese día. Por supuesto, como no podía ser de otra forma, acabamos en casa de otra persona que nos indicó amablemente en islandés, cómo llegar a nuestro destino.

La granja en la que pasamos esa noche fue sin duda nuestra favorita. Era una granja de vacas lecheras. La leche que bebimos para desayunar fue la más fresca que posiblemente hayamos tomado en toda nuestra vida. Además la familia se ofreció amablemente a mostrarnos la zona de ordeño de las vacas. ¡Fue toda una experiencia!

Granja de vacas lecheras

Pero sin duda, lo mejor de todo fue cuando nos dijeron que desde la parte de atrás de la casa se veía el volcán en erupción. ¡Y vaya si se veía!

La familia de la granja nos recomendó ir en coche hasta un cerro que nos señalaron en un mapa y eso hicimos. La sensación de estar en mitad de la oscuridad, donde sólo te ilumina la luz de la erupción y las estrellas, es sin duda una de las experiencias más destacables de nuestra vida en general. Es totalmente hipnótico, mágico, inolvidable y todas las palabras que se os puedan ocurrir.

El volcán

Aunque habríamos pasado allí la noche entera, tuvimos que volver a la granja entre otras cosas porque hacía mucho frío. Intentamos buscar Auroras Boreales, puesto que el cielo no tenía ni una nube. Pero no hubo suerte. Sin embargo, como Borja es muy cabezota, se despertó en mitad de la noche y cámara en mano salió en pijama al jardín de la granja a esperar.

A los pocos minutos llegó “el refuerzo” desde la cama cargado con un abrigo, justo a tiempo para descubrir que el frío y el “madrugón” valían la pena:

Aurora boreal

Fue una noche perfecta.

Pasadas unas horas nos volvimos a poner en marcha. Nuestra primera parada fue la zona de Krafla, dónde hay una central geotérmica muy conocida y donde además se encuentra la popular y peculiar tubería que atraviesa una carretera:

Tubería en Islandia

Un poco más adelante, nos encontramos con el cráter Víti, en cuyo interior hay un lago con un color azul-verdoso increíble. También nos dimos un paseo por una zona de lava volcánica que nos recordó bastante al “malpaís” de Lanzarote, pero que entre medias tenía lagunas como ésta y zonas de solfatáras como las que habíamos visto el día anterior:

Camino de las moscas Islandia

El camino hasta las lagunas fue una tortura por la cantidad de moscas que había, y por el calor (sí, calor) que hizo ese día. Así que pensamos que lo mejor para “refrescarnos”, era danos un relajante baño en las piscinas naturales de Mývatn, que son las hermanas pequeñas del más que conocido “Blue Lagoon“. Tuvimos la suerte de ser los primeros en entrar y durante unos minutos pudimos nadar prácticamente solos en el agua blanquecina.

Borja en remojo

Fue nuestro primer (y último) baño en una piscina este año. Por supuesto nos quemamos, pero… ¿Quién diría que iba a hacer ese tiempo en Islandia?

Ese día también nos tocaba  visitar la zona “prohibida”: La mayoría de los sitios que visitamos estaban en alerta por inundaciones glaciares ante la posible erupción subglacial del volcán Bardarbunga. De hecho, la mujer de la granja donde nos alojamos, nos contó que la erupción del volcán era algo que esperaban que pasase sí o sí, y que el Bardarbunga es sin duda el volcán más peligroso de la isla. El 112 manda mensajes a los habitantes de las zonas cercanas con partes del estado del volcán cuando hay peligro, por lo que la familia de la granja nos pidió que les dejásemos apuntado nuestro teléfono para avisarnos en el caso de que hubiera que evacuar la zona que visitábamos ese día. Hay que reconocer que daba un poco de miedo.

Peligro, volcán

Hay zonas icónicas del país como la catarata de Detiffoss -la caída de agua más caudalosa de Europa- que se prevé que desaparezca cuando el volcán entré en erupción. Y es por eso que no nos la podíamos perder.

Detifoss

Detiffos es sin lugar a duda la catarata más conocida de Islandia, y ha aparecido en numerosas películas. La más reciente que sepamos nosotros, “Prometheus“. A pocos metros de Detiffoss, se encuentra la catarata de Selfoss, que es otro punto obligatorio de visita.

La siguiente parada en nuestro  camino -tras dar un rodeo enorme para evitar las carreteras cerradas-, era el valle de Asbyrgi. Cuenta la leyenda que este valle fue formado por el caballo de Odín al pisar esta zona. Asbyrgi es un frondoso valle en medio de una llanura súper árida, que tiene forma de herradura. Los cortados verticales entre los que se esconde el valle, miden hasta 100 metros de altura (aunque en la foto parecen mucho más pequeños).

Valle de Asbyrgi

Este valle también está en peligro por la posible riada glaciar… Es irónico pensar que ese valle se formó por una riada glaciar, lo mismo que posiblemente lo acabe destruyendo.

El día fue muy intenso y aún teníamos varias horas de coche por delante… Como ya era tarde  estábamos muy cansados y las condiciones de la carretera no ayudaban. Decidimos evitar un atajo (la carretera 96) y seguir por la carretera principal para asegurarnos el ir únicamente por carreteras asfaltadas. Bueno, pues justo el tramo que hicimos esa noche, era el único de toda la carretara principal sin alfaltar, además era un puerto de montaña sin iluminar. Como la radio no funcionaba (es lo que pasa cuando estás en medio de la nada), decidimos combatir el cansancio cantando canciones que nos supiésemos los dos… Así que el viaje transcurrió cantando un repertorio completo de villancicos.

Atardecer en Islandia

 

Moraleja de la historia: más vale atajo sin asfaltar, que a Borja villancicos oir cantar. ¡Feliz semana! 🙂

Más sobre Islandia:

 

13 Comentarios Agrega el tuyo

  1. F.Javier Garcia Brun dice:

    Que suerte teneis hijos de poder vivir todas esas experiencias. Os lo mereceis por el esfuerzo que habeis echo (los tres, Tami, Borja y Javier).
    En breve estaremos dando un beso a los exploradores …….. que ganas
    Mama y papichi

    1. borjami dice:

      Gracias Papichi y Mili :). Ya solo quedan dos semanas :). Dice tu hijo que revises la ortografía :p!

  2. F.Javier Garcia Brun dice:

    hecho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.