28 Días, 28 años

Siempre que vienen visitas, hay una serie de sitios que no pueden faltar en la lista de cosas que ver en la ciudad. Sin duda en los primeros puestos está la colina de Calton Hill que está en el centro de la ciudad y que en su cima da cobijo a “las 3 vergüenzas de Edimburgo“.

El mejor momento del día para ir es sin duda el atardecer. Hace apenas unos fines de semana vino de visita nuestro amigo Jaime (que estuvo viviendo en la ciudad una temporada) y tuvimos la suerte de encontrar uno de los mejores atardeceres que hemos visto nunca:

Calton Hill al atardecer - www.weneedjamonyaceite.com

Edimburgo

A medida que pasaba el tiempo el cielo se iba poniendo más rojo, ¡Parecía que había fuego! De verdad que fue espectacular.

Como os íbamos contando, Jaime (también conocido como “nuestro hijo en el exilio”) vino a hacernos una visita express junto a su novia Lourdes. La visita fue genial aunque a la vez muy triste, ¡La verdad es que se le echa mucho de menos! Pues era una “parte” muy importante de nuestro “equipo”. Aunque pasó aquí apenas unos días, fueron los suficientes para visitar todos sus puntos favoritos de la ciudad y para darnos cuenta de que por mucho tiempo que pase, Jaime siempre seguirá siendo uno de nuestros indispensables en la ciudad.

South Queensferry

Aunque Febrero es un mes corto, da mucho de si. Por lo que tuvimos tiempo suficiente para tener otra visita, esta vez miembros de la familia. 🙂

Asun y Tami -North Berwick

En concreto, mamá. (Sí, tengo “mamitis”).

Como viene siendo habitual cuando viene Asun de visita, durante el fin de semana salimos a explorar sitios nuevos. El sábado fuimos a North Berwick otra vez y el domingo fuimos al Palacio de Scone (todo motivado por unos dulces que llevan el mismo nombre y que son los favoritos de Asun).

El Palacio de Scone se encuentra como una hora de Edimburgo en coche dirección norte, muy cerca de la ciudad de Perth. En el mismo se hallaba antiguamente la Abadía de Scone, que era el lugar donde se producían las ceremonias de coronación de los reyes escoceses y donde se encontraba “la Piedra del Destino”.

Scone Palace

Tuvimos un poco de mala pata (también fuimos poco previsores) y dio la casualidad de que el palacio estaba cerrado. Por suerte los jardines son de libre acceso. Podemos decir, sin duda alguna, que sólo por visitar los jardines merece la pena la hora de viaje en coche.

¡No os podéis imaginar lo bonitos que eran! Justo en las fechas de nuestra visita, los “snow drops“, unas flores muy características de Escocia, estaban en flor. Podías dar la vuelta entera al jardín siguiendo una ruta en la que no los perdías de vista ni un momento.

Snow drops

Aparte se puede admirar la espectacular colección de distintos tipos de pinos, abetos, y lo que más nos llamó la atención: secuoyas gigantes.

Sequoia gigante

También nos gustó mucho el laberinto de arbustos con forma de estrella, que parece que es una tontería pero te puedes llegar a perder de verdad… (Sí, lo decimos por experiencia). Aunque sin duda lo más impresionante para nosotros siguen siendo las secuoyas y todas las variedades de árboles de todos los rincones del planeta que se pueden encontrar en los jardines.

Jardines de Scone Palace

Es increíble lo tremendamente pequeño que te puede llegar a hacer sentir un árbol.  Y hablando de pequeños… ¿Sabéis quién no es ya tan pequeño?… ¡Borja! que en febrero cumplió años. Muchos.

Lo celebramos en un sitio de alitas de pollo que se llama ‘Wings‘ (uno de nuestros nuevos sitios favoritos) en el que se puede hacer un reto de alitas súper picantes (a lo “Man vs Food“). Borja no hizo el reto, pero probó la salsa (mojó un palillo de dientes en ella) y al pobre se le caían las lágrimas. Dice que más que picante, lo que te producía esa salsa era dolor. (Perdón por la calidad de la foto).

Cumple Borja

A pesar de eso lo pasamos muy bien además ese día había alerta de Auroras Boreales en Edimburgo, así que decidimos que para celebrar el cumple íbamos a ir a buscarlas después de la cena, pero tuvimos mala suerte: en cuanto salimos del restaurante las nubes aparecieron y no hubo manera de disfrutarlas… Borja se quedó con tantas ganas que mira a diario una página de predicción de Auroras Boreales para salir a buscarlas… ¡Está obsesionado!

Menos mal que hoy por fin nos vamos a Islandia de nuevo y esperamos que allí la suerte esté de nuestro lado.

¡Feliz semana a todos! 🙂

Y por si tenéis curiosidad, este va a ser -a grandes rasgos- nuestro recorrido:

Itinerario Islandia

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.