Aterriza como puedas… ¡Pero en Islandia!

Todo empezó un día antes.

Cuando apenas quedaban 24 horas para coger nuestro vuelo para ir nuevamente a Islandia nos llegó un mensaje de una de las aerolíneas que íbamos a usar ese día (pues volábamos de Edimburgo a Keflavik -el aeropuerto internacional-, y por la tarde de Reykjavik a Akureyri) diciendo que el vuelo había sido cancelado por el mal tiempo.

Akureyri desde el avión

Entramos en pánico ya que todo nuestro viaje estaba planificado para comenzar la aventura desde Akureyri. Por suerte Air Iceland, la aerolínea con la que íbamos a viajar, nos ofreció una rápida solución (que os contaremos más adelante). Nunca antes habíamos volando con ellos, pero nuestra experiencia fue inmejorable.

Lo que no sabíamos, era que el vuelo cancelado de Air Iceland iba a ser el menor de nuestros problemas.

El día del viaje empezó pronto, preparando bocadillos y ultimando detalles de las maletas. Llegamos al aeropuerto justo a tiempo, con el sol brillando en el cielo y la maleta llena de jamón (y hasta un poco de aceite) para sobrevivir durante el viaje.

Volando con EasyJet

El vuelo fue muy tranquilo, pero cuando apenas quedaba una hora para aterrizar el piloto nos avisó de que íbamos a tardar un poco en tomar tierra por el mal tiempo… Después de una hora dando vueltas por los alrededores del aeropuerto de Keflavik, nos informaron que era imposible aterrizar y que había dos opciones: volver a Edimburgo o aterrizar en un aeropuerto en la otra punta del país. La opción de aterrizar en otro aeropuerto de Islandia -por muy lejos que estuviese- era la opción más conveniente.

Por suerte conseguimos aterrizar en Egilsstađir (que está a unos 600 km de Reykjavik y que como dato curioso os diremos que es la ciudad más alejada de la capital islandesa).

Egilsstadir

El aeropuerto era diminuto y supusimos que no debían aterrizar aviones comerciales normalmente puesto que todos los trabajadores empezaron a hacer fotos a nuestro avión… Éstas se multiplicaron cuando aterrizó un segundo avión de EasyJet. Tanto es así, que al día siguiente la noticia salió en los medios locales, pues nos enteramos de que en ese aeropuerto solo aterrizan aviones “grandes” una vez cada 5-10 años.

Cuando supimos que íbamos a tomar tierra al otro lado del país, se nos ocurrieron varias ideas: alquilar un coche e ir directamente a Akureyri, coger un autobús a Reykjavik… Con lo que no contábamos era con que no nos iban a dejar bajar del avión. Después de más de dos horas encerrados sin poder hacer nada, nos dieron una noticia que cayó como un jarro de agua fría: despegaríamos nuevamente para ir a Keflavik. Si en dos intentos no conseguíamos aterrizar, volveríamos a Edimburgo (por lo visto el vuelo del domingo anterior tuvo que volver).

El tema no pintaba nada bien.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

(Las fotos y los tweets de arriba son de FlightRadar24).

Por fin despegamos dispuestos a tener un vuelo de 30 minutos y con la esperanza de aterrizar en Reykjavik. Después de más de hora y media dando vueltas esperando pista y de unas turbulencias que provocaron más de un grito entre los pasajeros del avión (incluidos los nuestros), por fin tocamos tierra.

No veíamos el momento de ir al hotel, darnos una ducha y descansar, pero el clima tenía “mejores” planes para nosotros.

Islandia desde el aire

Al aterrizar, cuando todos estábamos empezando a coger nuestro equipaje, el piloto nos informó de que aún nos quedaban unos “minutos” (que acabaron siendo más de dos horas) para poder salir del avión porque soplaba un viento de más de 70 millas por hora, y era imposible abrir la puerta.

No se cómo era la sensación del viento fuera, pero dentro todo se movía de un lado para otro. Además, por sí fuera poco, el tanque de desechos estaba lleno, y hubo una recomendación general de no usar los aseos… Lo malo es que por el avión se empezó a expandir un olor a baño público bastante desagradable.

Selfie en el avión

En ese punto llevábamos exactamente 9 horas metidos en el avión para lo que tenía que haber sido un vuelo de dos horas. Y aun nos quedaba una hora más por delante.

Por fin se oyó la voz del comandante anunciando que podíamos desembarcar en unos minutos, y pidiendo disculpas porque según sus propias palabras, desde que empezó su carrera como piloto, jamás había tenido un vuelo así. La verdad es que si para nosotros fue agotador, no se como tuvo que ser para la tripulación que estaba trabajando (que por cierto no perdieron la calma en ningún momento y fueron súper atentos con todos)… Sí, lo de abajo es un “selfie” con el piloto y un par de azafatas.

unnamed

Bajamos del avión casi a las doce de la noche, y llegando a una ciudad en la que no teníamos sitio para dormir, pues nuestro plan era pasar esa noche en Akureyri. Por suerte, el equipo de Air Iceland nos salvó el día: nos reservaron una habitación en un hotel del centro de la ciudad (desayuno incluido) y nos prepararon un taxi para llevarnos al día siguiente a coger su avión (nos cambiaron el vuelo sin ningún tipo de problema). Como dicen por estas tierras, fueron unos “Life Savers” en todo regla :).

Air Iceland - Avion

Al día siguiente, además de llevarnos al aeropuerto sin coste adicional, vinieron a recibirnos (en concreto una chica muy simpática de Groenlandia llamada Marie y que aparece en la foto de abajo), que nos regaló una prenda de abrigo típica islandesa y que nos dijo que había leído nuestro blog ¡Nos hicieron sentir como VIPs! Fue una maravilla.

Todos con Marie

El vuelo con ellos fue tranquilísimo, con unas vistas estupendas y además la azafata de nuestro avión hablaba español perfectamente. Fue el broche perfecto para cerrar la aventura ‘de altos vuelos’. Por fin llegamos al que debía haber sido el lugar de nuestra primera noche: La ciudad de Akureyri al norte del país.

Air Iceland

Y así fue como finalmente pudimos empezar nuestro viaje.

¡Gracias a todo el equipo de Air Iceland (en concreto a Marie, Hildur y Brigitta) por vuestra ayuda! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s