De Escocia a Westeros

el

Viajar desde Edimburgo a Irlanda (tanto a la republicana como a Irlanda del Norte), es bastante asequible, por lo que era cuestión de tiempo que viajásemos allí. Y la oportunidad llegó en forma de regalo de cumple para Borja: nos íbamos 3 días a Irlanda.

Irlanda del Norte

A pesar de que volamos a Dublín, decidimos alquilar un coche y hacer una ruta por Irlanda del Norte, visitando todos los puntos de interés que fuésemos encontrando por el camino. Lo curioso es que la mayoría de los sitios de interés, han sido en algún momento u otro un escenario de rodaje de la famosa serie “Juego de Tronos”, por lo que decidimos seguir un mapa con las localizaciones y así no perdernos nada.

Irlanda

Tuvimos muy mala suerte el primer día, pues no paro de llover en ningún momento, y muchas de las cosas que teníamos pensado hacer, tuvieron que ser pospuestas hasta el día de vuelta a Dublín, pues ese día la previsión meteorológica iba a ser favorable. Tras mojarnos mucho y ver más bien poco, decidimos que lo mejor sería ir a Belfast directamente y visitar la ciudad.

Ayuntamiento Belfast

Hay que reconocer que la ciudad muy bonita no es (sobretodo comparándola con nuestra querida Edimburgo), pero tiene algunas cosas que merece la pena ver, como por ejemplo el ayuntamiento, que es un edificio impresionante en el centro de la ciudad. Por lo visto se puede visitar por dentro de forma gratuita, y hemos oído que es bastante bonito, pero cuando llegamos estaba todo cerrado (incluído el museo del Titanic, que era otra de las cosas que queríamos ver).

Fue por ello que decidimos visitar una de las grandes atracciones de Belfast que están al aire libre y que no cierra: los muros de Falls Road.

Mural en Belfast

En muchas zonas de la ciudad se pueden encontrar murales de carácter político que adornan las calles. Estos “muros de la paz” comenzaron a verse por las ciudades durante la segunda mitad del Siglo XX, cuando tuvo lugar el conflicto de Irlanda del Norte, que enfrentó a los ‘Unionistas’ (partidarios de que Irlanda del Norte siguiese siendo parte de Reino Unido) y a los ‘Republicanos’, que eran por lo general católicos que buscaban la independencia de Irlanda del Norte.

Murales en Belfast

Desde luego el párrafo de arriba ha sido un resumen súper reducido, por lo que os recomendamos que leáis la historia del conflicto entera, es muy interesante. Es muy curioso observar como según en qué partes de la ciudad, se siguen viendo símbolos del conflicto. Aparte de los ya mencionados murales, se pueden ver las vallas que dividían la ciudad en dos, placas conmemorativas e incluso en las zonas unionistas, los bordes de las aceras están pintados con los colores de la Union Jack.

Acera en Belfast

Al día siguiente teníamos el plan de visitas lleno de arriba a abajo, con lo cual el hecho de que amaneciese lloviendo nos bajó un poco la moral. Por suerte el día fue mejorando poco a poco, incluso salió el sol un rato. Ese día nos íbamos a hacer toda la costa norte de Irlanda hasta a llegar Londonderry. Lo que no imaginábamos es que había tantas cosas para ver de camino.

Irlanda del Norte

Los pueblos por lo que se pasa de camino a la calzada son preciosos, así como lo es la carretera. Hay un montón de sitios en los que merece la hacer una parada a observar las vistas. Una de las paradas más destacada de nuestro camino fue porque un pastor nos cortó el paso cuando nos íbamos a meter por un ‘atajo’ (que era un camino de tierra) y nos dijo que no podíamos meter un coche como el nuestro (que era muy pequeño) por ahí. Así que nos tocó dar la vuelta… Lo mejor de todo fue que es pastor era súper amable y hasta nos dejó coger a sus corderitos 🙂 (eso sí, luego no os podéis imaginar lo mal que olía el coche a oveja mojada).

Corderito

El atajo ‘de las ovejas’ se suponía que era un camino más rápido para llegar a The Dark Hedges, (una localización de Juego de Tronos) y que es un túnel creado por árboles al más puro estilo Tim Burton. Imaginamos que más entrada la primavera y con hojas debe ser un lugar espectacular y de cuento, aun así tenía un aire misterioso al que solo le faltaba un poco de niebla. Eso sí, turistas (como nosotros) había como diría mi abuela: ‘para parar un tren’.

Dark Hedges

Esta fue nuestra primera experiencia con las localizaciones de Juego de Tronos, que por cierto, no lo hemos mencionado todavía, pero no hemos visto ni un sólo capítulo… Así que no sabríamos decir en qué capítulo o en qué situación se veía este camino exactamente… Pero si os podemos decir que merece la pena visitarlo :).

Os contaremos más sobre nuestra experiencia con las localizaciones de la serie en nuestro próximo post. ¡Larga vida a los Lannister! (Y feliz semana a todos :)).

 

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.