Caminando entre gigantes y dragones

Como ya os contamos en nuestro último post, decidimos hacer una ruta por Irlanda del Norte siguiendo diversas localizaciones de la que es posiblemente la serie más popular de la actualidad: Juego de Tronos.

Irlanda del Norte

Tras visitar The Dark Hedges, nos pusimos en marcha hacia el siguiente punto en el camino (y que creemos que no sale en la serie) el puente colgante de cuerda ‘Carrick-a-Rede Rope‘. Lo primero que debéis saber si os animáis a visitar este puente es que

parece mucho más grande en las fotos de internet de lo que es en realidad, pero aun así merece la pena verlo.

Irlanda del Norte - Carrick-a-Rede Rope puente

Tuvimos mucha suerte y el sol se animó a salir mientras dábamos una vuelta por los acantilados de la zona, y ¡no sabéis que diferencia! El agua cambió totalmente de color y se puso de un azul turquesa que poco tienen que envidiar las playas del Caribe. Muy, muy bonito.

Carrick-a-Rede Rope

La siguiente parada era la más-que-obligada Calzada de los Gigantes. Ésta curiosa zona está formada por más de 40.000 columnas basálticas (como de las que os hemos hablado en nuestros posts de Islandia) que se formó hace unos 60 millones de años. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 y es una Reserva Natural y Nacional. Eso sí, hacía tiempo que no veíamos una atracción turística natural tan masificada (acostumbrados a los parajes desiertos de Islandia, esto fue un shock).

Giant's Causeway

Por suerte como llegamos a última hora de la tarde poco a poco se fue despejando. Antes de llegar hasta la zona “conocida” , hay un par de paradas durante el recorrido (hay que andar un poco desde el centro de visitantes hasta la calzada) desde donde se ven unas formaciones rocosas muy curiosas: una que tiene forma de camello acostado, y otras que parecen chimeneas.

Hay que andarse con ojo al caminar por las rocas, porque entre que suele hacer mucho viento, y que las rocas están mojadas y con algas (por lo que resbalan un montón) hacen que el terreno sea un poco peligroso (de hecho vimos a una persona que tuvo que ser “rescatada” por un equipo especial).

Calzada de los Gigantes

Por suerte nosotros fuimos con mucho cuidado y tuvimos una visita bastante tranquila. Al terminar la zona de las columnas, hay dos opciones: volver por la carretera porque la que has llegado hasta ahí, o hacer un recorrido un poco más largo que te lleva a un anfiteatro de columnas basálticas enormes. Nosotros recomendamos dar la vuelta larga (aunque hay una barbaridad de escalones).

Columnas de Basalto

Lo ‘mejor’ al llegar arriba (sin aliento) no fue la vista ni el súper tormetón que nos cayó encima, sino darnos cuenta de que se puede “entrar” al Giant’s Causeway de manera totalmente gratutita (no os creáis que es muy barato). Al menos valió la pena, y así cuando volvamos ya sabemos por donde hay que entrar.

Siguiendo la carretera de la costa fuimos rumbo a Londonderry, otra de las ciudades importantes de Irlanda del Norte, aunque cuando llegamos estaba todo cerrado y bastate apagadillo. Merece la pena dar una vuelta por la zona de las murallas y ver la catedral. También el edificio del ayuntamiento es bonito (y hemos oído que por dentro más) pero una vez más, cuando llegamos estaba cerrado.

The fish - Belfast

Al día siguiente amanecimos en un Belfast soleado así que decidimos dar una vuelta súper rápida por la ciudad antes de comenzar nuestro camino de vuelta a casa. Tras un relajado paseo por el centro y una foto obligada delante del Big Fish, nos pusimos de camino a nuestro siguiente destino. En vez de coger una carretera ‘buena’, decidimos ir atravesando la campiña irlandesa, que por cierto es preciosa y especialmente verde.

Tollymore

Tras una par de horas de coche llegamos a Tollymore Forest Park, que ha sido en numerosas ocasiones escenario de Juego de Tronos. De hecho, hicimos una caminata durante la cual te ibas encontrando con cartelitos colgados en los árboles donde se podía leer ‘localización’ y un número. Eso si, como no había flechas y no hemos visto la serie, no podemos asegurar que hayamos hecho las fotos a los sitios correctos… (Somos un desastre), pero estamos bastante convencidos de que el puente de la fotografía que vais a ver justo debajo, sí que sale (nos lo han corroborado varios fans).

Puente Juego de Tronos

Aprovechamos que hacía bueno para hacer un picnic al lado de un lago, y así coger energías para el camino de vuelta, que decidimos hacerlo por la carretera de la costa. Como los pueblecitos costeros estaban muy animados por el buen tiempo, decidimos parar en uno de ellos a tomar un helado. Por nuestra ropa veréis que calor, calor, no hacía, pero al menos vimos el sol 🙂 (que ya es muchísimo más de lo que estamos viendo este ‘verano’ en Edimburgo).

Helado en la Playa

Y con esto y una chocolatina cutre en el aeropuerto, acabó nuestra visita a Irlanda del Norte. Sin embargo tenemos pensado volver (posiblemente en coche desde Edimburgo) para visitar algunas cosas que -como nos pasa siempre- nos quedaron por ver.

Feliz semana a todos 🙂

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.