¡Por fin vimos Puffins! – Viaje a la Isla de May

Este verano está siendo posiblemente el peor de todos los que hemos vivido aquí. Se pasa el día lloviendo, nublado, hace frío y cada vez vemos más difícil poder cumplir con nuestra tradición de ‘camping de verano’. Pero como hay que poner ‘al mal tiempo buena cara’, intentamos aprovechar al máximo los fines de semana :).

Isla de May

Una de nuestras aventuras más recientes ha sido a la Isle of May, una pequeña isla de apenas dos kilómetros de largo que se encuentra en el “Firth of Forth”. Llevábamos varios fines de semana queriendo ir, pues nos había dicho que ahí se podían ver “puffins” (frailecillos), un tipo de ave de lo más curioso que llevábamos persiguiendo desde hacía varios años.  A pesar de que es el tipo de ave más buscada de la isla, hay un total de 285 especies distintas. De hecho, el nombre de la isla, no viene del quinto mes del año, sino de el nombre “Maa Oy”, que en nórdico antiguo quiere decir “isla de las gaviotas”.

Isla de May

El día se levantó con lluvia y nublado, pero aun así decidimos quitarnos la pereza e ir a coger el barco (hay que ir hasta un pueblecito que se llama Anstruther que está a algo más de una hora en coche de la ciudad).

Tras cubrirnos de arriba a abajo en ropa resistente al agua (cuando llegamos al barco llovía a cantaros) nos pusimos en marcha… Con la suerte de que a mitad de camino el cielo se abrió y las nubes dejaron paso a un sol que hasta calentaba ¡Justo a tiempo para llegar a la isla! De camino vimos varios tipos de aves, como cormoranes monudos, araos aliblancos, alca tordas,   todo tipo de gaviotas, alcatraces atlánticos… Y frailecillos ¡Por fin! 🙂

Puffin - Frailecillo

Como tuvimos la suerte de ir en lancha en vez de ir en el barco grande, nos dieron una vuelta alrededor de la isla ensañándonos todos los rincones escondidos y haciendo recomendaciones de lo que hay que que visitar, que para lo chiquitita que es la isla, es bastante.

Por ejemplo, en la Isla de May se encuentra el primer faro de Escocia: The Beacon. Este faro necesitaba de más de 400 toneladas de carbón anuales para funcionar, además de 3 personas a su cargo. Estuvo en funcionamiento hasta 1816, cuando fue sustituído por otro de los faros que se puede ver en la Isla, el de Robert Stevenson.

Faro de Robert Stevenson

El faro de Robert Stevenson se encuentra en el punto más alto de la isla. La torre de estilo gótico recuerda bastante a la forma de un castillo. Dentro de éste vivía el farero con toda su familia. Merece la pena dar un paseo alrededor :).

Otro faro (sí, otro) para visitar en la Isla es el ‘Low Light‘. Actualmente es una propiedad privada que se puede alquilar para estancias en la Isla de hasta una semana. Está en una zona muy bonita de acantilados y es un punto privilegiado para observar aves.

Foghorns

Sin duda la construcción que más nos llamó la atención fueron dos torres blancas con dos ‘trompetillas’ en la parte superior que se llaman ‘foghorns‘.  Estos cuernos metálicos se usaban antiguamente para avisar a los barcos de que la costa estaba cerca, sobre todo cuando había poca visibilidad (de hecho el nombre foghorn, viene de fog– niebla y horn -cuerno). Éstos cuernos funcionaban con un sistema de aire comprimido  (en la isla todavía se pueden ver varias tuberías y depósitos que servían para hacer funcionar estas estructuras).

Isla de May

Para disfrutar del avistamiento de aves, no hace falta ir a ningún sitio en concreto, hay aves por todas partes :). Basta con ir con cuidado y sin hacer ruido para disfrutar del espectáculo. Hay que tener cuidado cuando se pasa por algunos caminos que están cerca de zonas de nidación, pues las aves se ponen un poco agresivas y te puedes llevar un susto (como Borja, que desde aquella vez que fue atacado por una gaviota va con precaución extra). Además ya no es sólo que las gaviotas u otro tipo de aven te den algún que otro picotazo, sino que también lanzan ‘misiles’.

Puffin - Frailecillo

Además de aves, también se pueden ver en los alrededores de la isla focas e incluso ballenas. Tuvimos la suerte de ver un montón de focas tomando el sol. Hemos leído que en ocasiones se han visto orcas también.

Focas

Si queréis visitar esta bonita isla, tenéis que tener en cuenta que sólo admiten 124 visitantes al día y que sólo se puede visitar de abril a septiembre. Es la forma que tienen de asegurarse que no se molesta a las aves, por lo que es recomendable reservar con antelación. Hay normas muy estrictas que hay que seguir una vez estás allí, como andar sólo por los caminos marcados, no molestar a las aves, no dejar basura… Es muy importante cumplir esas normas, sobre todo porque algunos tipos de aves -como los frailecillos-  anidan en el suelo, y nunca sabes cuando puedes estar destruyendo uno de sus nidos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.