De puente a puente

Aprovechando que esta semana habéis tenido puente en España, hemos decidido contaros como va nuestro puente favorito: ‘el puente de Borja’ (también conocido como el ‘Queensferry Crossing’). ¿Sabéis que va a ser el único puente atirantado del mundo con tres torres?

Queensferry Crossing

El fin de semana pasado, la empresa para la que trabaja Borja invitó a los trabajadores y familiares a dar un paseo en barco por el Firth of Forth, y así ver como avanza la obra. Fue muy interesante, sobre todo teniendo en cuenta que cuando vives rodeada de gente que trabaja ahí, oyes muchas palabras de cosas que sólo te puedes imaginar cómo serán, pero claro, no es lo mismo el ‘cajón’ que te imaginas cuando te hablan del un caisson, que cuando ves el ‘cajón’ en vivo y en directo (no, no tiene nada que ver con un cajón normal).

Queensferry Crossing

El puente (que está previsto que se termine a finales del año que viene) tendrá 2,7 kilómetros de longitud y estará formado por más de 150 dovelas (los segmentos del puente) y 188 tirantes (pues es un puente atirantado). Como dato curioso os diré que para la cimentación de una de las  torres,  se usaron tantos metros cúbicos de hormigón sumergido,  que supuso el Record Guinness de hormigonado bajo el agua.

Queensferry Crossing

Las torres tienen ahora mismo una altura aproximada de 200 metros, pero tienen que llegar a los 210 (que equivale a 48 autobuses de dos pisos apilados unos encima de otros). Para llegar a la zona más alta de las torres, hay montacargas y un montón de pasarelas para acceder a las zonas de trabajo. Los trabajadores llevan en todo momento arneses y se toman todo tipo de precauciones. De hecho, se lo toman muy en serio, y no es para menos. Por lo visto si te caes al agua (también llevan salvavidas) te recomiendan que no intentes nadar porque por la temperatura que tiene el agua (sobretodo en invierno) y por la corriente, sería un gasto de energía que podría tener consecuencias fatales (eso sí, eso no paró a nuestro amigo Borja -el ‘otro’ Borja-  de atravesar el fiordo a nado hace unas semanas).

Borja cruzando el puente

Ahora mismo en las torres están empezando a poner los tirantes y a izar los segmentos. ¡Ya empieza a parecer un puente poco a poco! Para los tirantes, se van a usar 23.000 millas de cable (para que os hagáis una idea, todo seguido sería suficiente para dar la vuelta al mundo casi por completo).

Para llevar los segmentos hasta las torres, utilizan dos barcos. Uno se llama Robin S. (que puede llevar un segmento) y el otro Sarah S. (que puede llevar dos). Durante la visita tuvimos la suerte de ver ambos barcos cargados con un segmento (que si no me equivoco, lo iban a poner esta semana).

Queensferry Crossing

También nos llevaron a la zona donde los trabajadores cogen los barcos para ir hasta las torres. Justo cuando pasamos vimos a un grupo de gente que se disponía a empezar su turno de trabajo.

Queensferry Crossing

En esa zona pudimos ver también una serie de barcos con camiones para transportar hormigón (el hormigón se fabrica en una zona aparte, y luego se lleva en las hormigoneras hasta el puente).

Después de dar una vuelta por la zona del ‘puerto’, nos llevaron al otro lado de la obra para poder ver los otros dos puentes que cruzan el fiordo y las pequeñas Islas que hay por la zona ( ¡y vimos un montón de focas!).

Queensferry Crossing

Como ya estamos entrando en esa época del año en la que la luz se va pronto, tuvimos la suerte de que a la vuelta del ‘paseo’, los puentes se iluminaron. Hay que reconocer que aunque el Queensferry Crossing todavía no es muy espectacular de día, de noche iluminado tiene un ‘algo’ especial. Es una pasada :).

Queensferry Crossing

Como último dato curioso, se ha calculado que para la finalización del puente se necesitan unos 10 millones de horas de las casi 1.300 personas que trabajan allí, de las cuales muchas (bueno, muchísimas) son de los Borjas, Ana, Javi, Juan Carlos, Adam… Y un gran número de conocidos y desconocidos, que hacen que cada vez que vamos a esa zona señalemos a los ‘palitos’ que ahora salen del agua y digamos con orgullo: ‘Ahí trabaja mi amigo/hermano/novio/hermano/madre” (o cualquier otro parentesco) :).

Los topografos

¡Buen trabajo chic@s! Ya queda un poco menos para ver el resultado de vuestros días bajo la lluvia, viento, nieve (y sol de vez en cuando)… Algún día estaréis igual de orgullosos que los que os vemos ir a trabajar ahí cada día.

Si alguien tiene curiosidad por saber en directo como van las obras del puente, podéis verlo a traves de varias cámaras aquí.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Francisco Javier Garcia Brun dice:

    Hijo que orgullosos estamos casa al ver como habéis Tami y tu salido adelante y sobre todo que ese pedazo de obra no te ha acojonado. Cambio de idioma, instrucciones técnicas en el mismo y aguantar las difíciles condiciones climáticas. Eso solo lo sabemos los que hemos batido el cobre en el campo.
    Un beso de Mama, papa y tu hermano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.