365 Días desde ‘aquel’ día


Este fin de semana pasado ha hecho exactamente un año desde el día que Borja se lanzó a hacer “la pregunta”. Aunque bueno, pregunta, lo que se dice pregunta no hubo.

Todo ocurrió en el Gran Cañón, mientras yo esperaba que Borja volviese del coche a dónde había ido a “buscar el trípode” de la cámara, él se dedicó a buscar un sitio con buenas vistas alejado de la mirada indiscreta del resto de turistas que nos rodeaban. Cuando volvió a buscarme (trípode en mano) insistió en llevarme a un sitio que había encontrado, donde no había nadie y dónde había unas vistas espectaculares. Tras pasar un cartel que alertaba de la presencia de pumas en la zona, llegamos a un lugar apartado que efectivamente tenía unas vistas excelentes.

Gran Cañón - Grand canyon

Borja puso el trípode para hacernos unos foto, aunque sugirió hacer primero un vídeo “bailando” (los que nos conozcáis bien sabréis que nos gusta grabar vídeos haciendo el tonto). Y ahí fue, mientras hacíamos el baile del robot,  y mientras yo decía (con voz de robot como no podía ser de otra forma) “el-baile-de-las-rocas”, cuando Borja se sacó del bolsillo una par de tapas de los objetivos de la cámara, entre las que había escondido un anillo, mientras decía “tengo un regalo para ti”.

IMG_0317

No hubo pregunta (y tampoco hubo repuesta), pero aquí estamos, un año más tarde, con (casi) todo preparado para “el gran día” (bueno, si preguntáis a Borja os dirá que está todo, si me preguntáis a mi os diré que faltan un montón de cosas y entraré en pánico).

Nuestras últimas semanas están siendo una carrera entre preparar cosas que faltan, invitaciones (aunque hemos tenido ayuda para eso 🙂 ) confirmación de invitados, ultimar detalles y muchas ganas de que llegue el día (sobre todo para acabar con el estrés de la organización).

Papichi y Tami haciendo invitaciones

Sin duda de las cosas más divertidas de todas las que llevamos hechas de la preparación fue conocer a los que van a ser nuestros fotógrafos: Patri y Carlos. Todo fue casualidad, pues tras una llamada desde el aeropuerto cuando nos volvíamos a Escocia, quedamos en hablar por Skype, con la casualidad que justo ellos tenían un viaje preparado a Edimburgo unas semanas después. Está claro que las cosas pasan por algo.

Con Patri y Carlos

Tras cruzarnos algunos mensajes y decidir que nos íbamos a conocer en Edimburgo,  Patri y Carlos nos sugirieron hacer unas fotos de “pre-boda” por aquí, lo cual nos pareció una idea genial :).

Borja y Tami

Borjami

Tras quedar con ellos a tomar unas pintas y decidir el itinerario de viaje que íbamos a seguir, nos pusimos en marcha hacia el parque de Loch Lomond y los Trossachs (aunque por supuesto una paradita en los puentes no faltó).

Borjami

La verdad es que nos lo pasamos genial, fue como ir de viaje con unos amigos de toda la vida. Nos reímos un montón, fuimos a sitios preciosos, vimos vacas escocesas, comimos “macarroni pies” y sólo llovió  cuando estábamos de vuelta. De hecho lo pasamos tan bien que volvimos a quedar con ellos para ir a un Ceilidh unos días después.

Preboda Tami y Borja

Además de ser unas grandes personas, son unos grandes fotógrafos, pues el resultado de las fotos fue espectacular. 🙂

Borja y Tami

Borja y Tami

Durante el tiempo que pasaron en Escocia, los fotógrafos -que son unos aventureros- visitaron un lugar que nos pareció súper curioso: las Steall Falls. Unas cascadas en un valle a los pies del Ben Nevis, a las cuales se accede a través de un divertido/peligroso puente de cuerda. La verdad es que “nos picó el gusanillo” y llevábamos con ganas de ir desde entonces, y da la casualidad de que justo, este fin de semana hemos ido.

Steall Falls

Tras caminar algo menos de una hora por una ruta en la que pone nada más entrar “peligro de muerte”, llegamos al valle donde están las cataratas. Efectivamente para llegar a ellas había que atravesar un curioso puente de cuerda (más que un puente era una pasarela).

Borja y los puentes

Borja cruzó el puente pero yo me quité los zapatos y atravesé andado el río porque me dio un poco de miedo la pasarela… Cruzar por el río fue buena idea a la ida, pero a la vuelta mi torpeza me jugó una mala pasada y tras resbalarme con las rocas del fondo,  me caí y acabé algo mojada 😦 ). Por lo menos el agua no estaba tan fría como se puede esperar del agua de las Tierras Altas de Escocia. Además lo peor no fue llevar la ropa mojada, sino que mientras me ponía los zapatos al otro lado de la orilla, fuimos atacados por los “midges“, los temidos mosquitos de las highlands que aprovecharon nuestras caras para darse un festín.

Borja en el kayak

Además de ir a las Steall Falls, aprovechamos para hacer kayak en el Loch Insh (hizo un tiempo espectacular) y para visitar la destilería de Whisky de Glenlivet. La destilería nos gustó mucho, además nos sorprendió descubrir que la visita era gratuita (e incluía degustación de productos). Era muy curiosos que según te ibas acercando al pueblo donde estaba la destilería, el aire empezaba a oler a una mezcla de cereales y whisky.

Glenlivet

La verdad es que fue un fin de semana genial, que coincidió con el aniversario de un día genial, y que no es más que un “aperitivo” de todo lo que viene por delante (también genial), pero eso sí, siendo ya oficialmente los “Señores de Lisón” (lo siento Borja, pero García está muy visto :P).

Y ahora sí, empieza la cuenta atrás…

 

3 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.