Trinidad: agua, ron y miel

La ciudad de Trinidad fue todo una sorpresa. Habíamos oído por parte de muchas personas que era una ciudad muy bonita, pero no nos esperábamos que fuese TAN bonita. Según llegamos a la casa de Raúl, nos cambiamos de ropa y salimos disparados a descubrir la ciudad junto con Yass y Mel (que se alojaban…